Agresividad felina como respuesta a la agresión humana

¿Sabes que la mayoría de casos de gatos que agreden los hemos provocado nosotros?

Nota: Agradezco que compartas este artículo, citando siempre su autoría al pie del artículo y el link original.

 

Hace años que veo siempre este mismo comportamiento en gatos que han sido agredidos de alguna u otra manera. Hay personas que tienden a pensar que todo gato que nos tiene miedo es porque ha sido agredido pero no es así, más bien el gato que ha sido agredido suele tener también una respuesta agresiva hacia nosotros.

Es complicado escribir sobre este tema, porque tiene muchos matices y hay otros tipos de agresividad en el gato que no quiero que se confundan con este. Aclaro una cosa, no todo gato que agrede al humano ha sido agredido primero.

Cuando me refiero a que el humano agrede al gato, son estas situaciones: castigos físicos, persecuciones con acorralamiento y golpear al gato, aunque sea "suavemente".

Siempre recomiendo evitar los juegos con las manos con el gato, ya que esto puede generar que el gato no tenga autocontrol y pueda resultar después un gato que comunique mordiéndonos (como le hemos enseñado) y muy fuerte (leer Juegos con el gato que causan problemas de comportamiento). Si juntamos a un gato con el que hemos jugado con las manos, provocado, enfadado, hecho rabiar, y que encima hemos considerado que el castigo físico le venía fenomenal para aprender, el resultado es un gato agresivo.

Nadie admitiría haber pegado a su gato en ninguna ocasión, ni siquiera reconocer que se le ha dado algún "toque". Me hablan de castigar, pero yo en el gato que estoy tratando, en su reacción, lenguaje corporal, veo más que eso.

La agresión más común de los gatos que han pasado por esto, son agresiones "de repente": ataca sin avisar, mordiendo fuerte, y luego suelta. O al acercarles la mano entrecierran los ojos, echan las orejas hacia atrás, bufa, pega con la pata y muerde. No es como la agresividad redirigida, en la que el gato es un estallido de tensión y apenas puede controlarse. Estamos hablando de una agresividad dirigida y en ocasiones bastante fuerte. Son gatos inseguros, con miedo y sus ataques son pequeñas descargas de tensión.

 

El castigo en los gatos (leer Los gatos, el castigo y la autoridad)

Es totalmente contraproducente, en los gatos y en cualquier animal. El castigo debería dejar de parecernos correcto y empezar a pensar en otras técnicas positivas en las que no se hace daño a nadie, ni física ni mentalmente, ni tenemos que imponernos. Podemos modificar conductas de forma positiva, sobre todo no enfadarnos con el gato, porque: el gato jamás hace nada con mala intención, esto es puramente humano. Si el gato se orina en tu cama o en tu sofá, debes pensar que probablemente tenga un problema de salud, que está llamando tu atención haciéndolo en un sitio visible para que te des cuenta de que necesita tu ayuda, no tu enfado ni tu castigo. Hay que cambiar el chip. Si el gato tira las cosas que tienes encima de la estantería, probablemente se aburra, ¿le vas a castigar por aburrirse? Si el gato te bufa porque no quiere que te acerques, y tu pasas esa barrera y encima le regañas por bufarte, ¿pretendes que comprenda algo positivo? Estos ejemplos que pongo son reales. He conocido gatos que han intentado jugar con sus personas como éstos le han enseñado desde pequeños (mordiendo las manos), y después estas mismas personas les han perseguido por la casa, golpeado y castigado por haberles mordido las manos, actos que han empeorado la situación. ¿Qué estamos haciendo?

Doy por hecho que todas las personas que leen estos artículos son amantes de los gatos, al menos eso espero, y que estén conmigo en esto. No existe castigo alguno, no existe castigo eficaz, para ningún gato (por no hablar de otros animales y personas), no existe ninguna forma de agresividad humana que pueda arreglar ningún problema.


Si adoptamos un gato que ha pasado por esto, o incluso si hemos cometido errores en nuestra relación con él, aún podemos trabajar en ello y arreglarlo, aunque no siempre se solucione al 100%. Podemos trabajar ese miedo, esa falta de control, y por supuesto eliminar el castigo por nuestra parte para siempre. Cada caso que me llega es un mundo, es imposible generalizar este tema de agresividad como respuesta en un artículo, hay que estudiar cada caso por separado y ver sus circunstancias. Pero sí que podemos enseñar a todo el mundo que el castigo y la agresión no sirven para nada más que para generar problemas en consecuencia.

  

Te recomiendo el Encuentro gatuno: "La agresividad en los gatos"

 

 

  

Laura Trillo Carmona, Terapeuta Natural de Gatos y Comunicadora Felina

Terapia Felina

laura@terapiafelina.com / www.terapiafelina.com

Tratamiento del comportamiento de los gatos en Positivo y con Terapias Naturales. Cursos, talleres y formación sobre Comportamiento Felino, Flores de Bach para gatos, Comunicación Felina, en toda España y online. Terapia a gatos con problemas y a sus personas, prevención de problemas de comportamiento, trabajando la relación entre el gato y su persona, de forma holística, con el Corazón. Flores de BachReikiComunicación Animal Entrespecies, Códigos de Luz, Registros Akáshicos, siempre desde el respeto y amor por el gato tal como es. Consultas y tratamientos - Cursos de comportamiento felino y esencias florales.

Manual de supervivencia para gatos en época de Fiestas

Unos consejos para ayudar a minimizar el estrés de los gatos en época de fiestas.

Leer artículo

¿Qué hago con mi gato en vacaciones?

La mejor opción siempre es dejarlo en casa bajo cuidados de otra persona, ¿sabes por qué?

Leer artículo

Cómo reconocer posibles síntomas de enfermedad en tu gato

¿Sabrías reconocer si tu gato está enfermo? Estos son los síntomas más frecuentes.

Leer artículo

¿Excusas? Mejor soluciones

El maltrato, abandono y eutanasia de gatos no tiene ninguna justificación, ¡responsabilízate!

Leer artículo

Te acompañaré, te protegeré y te enseñaré a lo largo de todo tu camino. Te amaré, hagas lo que hagas, porque veo a través de tus ojos al Ser.

El Ser que habita tu cuerpo, es Amor. Te cuidaré y guiaré, como amigo, compañero y Maestro de Almas.

© Copyright 2018 Terapia Felina - Laura Trillo Carmona - Todos los derechos reservados.

Aviso legal - Política de privacidad - Política de cookies

 



El sitio web www.terapiafelina.com utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Política de cookies