Manual básico para Catsitters

Si te quieres dedicar a cuidar a los gatos de los demás, ¡aquí tienes consejos útiles!

Nota: Agradezco que compartas este artículo, citando siempre su autoría al pie del artículo y el link original.

 

Todas mis amigas que son Catsitters son geniales y seguramente no necesitarán mucho este manual. Pero hay otras personas que se están empezando a dedicar a esto y necesitan una guía orientativa.

Puedes empezar leyendo el por qué es mejor que los gatos se queden en casa cuando nos vamos: ¿Qué hago con mi gato en vacaciones? En este artículo también tienes los datos de mis amigas Catsitters de confianza en diferentes ciudades.

 

¿Qué es un/a Catsitter?

Es una persona que cuida a los gatos de los demás cuando se tienen que ausentar. Lo ideal, es que cuide a los gatos en la misma casa donde los gatos viven, sin moverlos. Pero si es por una larga temporada, algunos disponen de lugar en sus casas para acoger a los gatos temporalmente. 

Es una necesidad que está empezando a ser cubierta por numerosas personas en todo el país, así los gatos no tienen que salir de sus casas y pasar por demasiado estrés cuando sus personas se ausentan. Mucho menos ser abandonados porque sus personas se van de vacaciones. Pero la visita de extraños a su casa puede alterarlos, por eso, esta guía.

Puede ser un amigo/a o familiar, pero también ahora existe esta figura. Eso sí, siempre, siempre, pide referencias primero a otras personas. ¡Si ves sus datos en mi web, es que son de total confianza! 

 

 

¿Quieres ser Catsitter?

Aquí te dejo estos consejos, que espero te sean útiles.

Ser Catsitter no significa ser el mejor amigo de esos gatos. Ya tienen a su persona, familia, ya confían en alguien. No necesitamos que los gatos que cuidamos se dejen tocar por nosotros, ni que nos quieran. La tarea de un Catsitter es comprobar que los gatos están bien, dar un poco de presencia al hogar, comprobar que tienen comida, agua, medicar si es necesario, limpiar sus areneros y dar cariño y juego a quien lo pida y necesite. Pero lo normal es que te tengan miedo. Intenta que no te duela el Ego ante el rechazo gatuno y acéptalo :) 

Visita a los gatos antes de que sus personas se vayan, haz una pre-visita. Conóceles, deja que te cuenten sus historias, pregunta todo lo que necesites, sus miedos, enfermedades, cirugías, carácter, antecedentes de problemas, y sobre todo, dónde se suelen esconder cuando hay visitas. Si están asustados y no los ves bien, pide foto de cada uno, rasgos distintivos si se parecen, y sus nombres. Haz una ficha de cada uno con todos estos detalles.

Anota los tratamientos veterinarios que estén siguiendo, pide que dejen sus cartillas a mano, así como los teléfonos de su veterinario y de un veterinario de urgencia por si acaso.  Muchos gatos estarán tomando alguna medicación o necesitan ser pinchados (para lo que debes haberte formado como ATV). También, infórmate bien sobre los síntomas de cuando un gato está enfermo y de los síntomas que su enfermedad en concreto puede tener, para estar pendiente. La ausencia de las personas puede causar estrés en el gato y potenciar un empeoramiento de la enfermedad si están muy delicados. Leer Cómo reconocer posibles síntomas de enfermedad en tu gato

Pide que dejen arena extra por si es necesario cambiarla, así como los premios que a sus gatos les guste y le sienten bien. Muchos gatos tienen intolerancias alimentarias o alergias, o siguen una dieta específica para problemas urinarios, hepáticos, etc. No lleves tú los premios ni comida, deja que sus personas te dejen todo esto preparado.

Pide que te dejen los premios y los juguetes en la entrada de casa, lo más cercano a la puerta, luego te explico por qué. 

Comprueba que las llaves funcionan el mismo día que te las dan, en presencia de las personas, por si acaso.

También deben dejarte sus teléfonos, dirección donde van a estar, y datos de algún familiar o amigo cercano, a ser posible. Las personas deben estar localizables para cualquier urgencia.

El día de la primera visita. Hemos interiorizado bien y aceptado que estos preciosos gatos no tienen por qué querernos ni aceptarnos, así que con toda la humildad y respeto del mundo, vamos a su hogar. A ser posible, debemos ir solos, sin nadie más, y entrar en silencio. Hay algo importante que debes saber: Cuando sus personas no están, los gatos no se comportan igual. Saben que están solos, y eres un extraño en su territorio. Cuando sus personas están, se pueden mostrar más relajados y cariñosos o curiosos, porque sus personas son su referente. Pero igualmente, hay muchos gatos que incluso tienen comportamientos agresivos con las visitas cuando sus personas están presentes porque tienen miedo a los extraños. Esto puede ser más intenso incluso cuando sus personas no están. Así que entra con prudencia y siéntate en el suelo, tal cual, nada más llegar. Puedes llamarles, decirles con voz suave "Hola, soy Laura, vengo a ver cómo estáis". Esto es para no ser invasivos el primer día, para ver qué tal están cuando sus personas no están. Puedes incluso poner mantras o música relajante desde tu móvil. Si pasados 10 minutos no viene ningún gato, entonces puedes empezar a moverte hacia las zonas donde están sus cosas y comprobar areneros, comida, agua, limpiar con delicadeza, intentando no armar mucho escándalo.

Si estando sentado/a en el suelo vienen los gatos, o uno de ellos, debemos hacer señales de calma. No "misi misi ven que te toque". Todo lo contrario. Las señales de calma sirven para decir al otro "tranquilo, no voy a hacerte nada". Así que haremos contacto visual con el gato, y miraremos hacia otro lado. Volveremos a mirarle y parpadearemos con ambos ojos, y retiraremos la mirada otra vez. Sin intenciones de tocar, tan sólo de comunicar que todo está bien. El gato hará lo mismo. Quizás se sienta en la distancia y te observa, o se acerca, te huele y se frota contigo. Otro consejo: frotarse no significa "tócame", sino que es una forma que tienen los gatos de dejar su olor en ti para así sentirse más seguros. Así que deja que se frote contigo y no abuses de su acercamiento, porque se puede agobiar y agredirte. Un mal rato para los dos.

Si te da señales amistosas o de confianza, genial. Pero si sigue asustado, te bufa, gruñe, sigue con las señales de calma hasta que el gato se vaya o adopte una posición de espera (agachado). Entonces puedes moverte, pero siempre hacia el lado opuesto del gato, sin ir hacia él. Leer Cómo tratar a un gato con miedo o tímido.

Ahora es cuando tener los premios y juguetes en la entrada es útil. Si no te deja moverte o duda, puedes empezar con los refuerzos positivos o distracciones. Intenta no hablarle demasiado, no tocarle en exceso, debes ser un ser inofensivo y no invasivo para que confíe en ti. 

Si te sigue por casa, es bueno, siempre y cuando no sea gruñéndote o gritándote. En este caso, es porque se siente amenazado (sigues siendo un extraño en su casa y sus personas no están). Así que puedes dirigirle con premios a una habitación, cerrar la puerta un momento hacer todas las tareas necesarias, luego abrirle y marcharte. Es muchísimo menos estresante para el gato estar apartado un momento que perseguirte e intentar echarte. Además, si te agrede, el gato se siente mal y puede generarle un pequeño trauma. Esto se nota mucho cuando sus personas vuelven, el gato está raro, obviamente algo le pasó. Así que hay que evitar que el gato se sienta amenazado o presionado.

Si el gato o los gatos muestran interés y no tanto miedo, puedes hasta jugar con ellos y quedarte un rato para hacerles compañía. Pero si te tienen mucho miedo, es mejor que no te quedes demasiado tiempo, ya que a quien tienen miedo es a ti, así que cuanto antes desaparezcas, mejor.

Si no ves a los gatos, puedes asomarte en silencio a aquellos lugares donde sus personas te han dicho que se suelen esconder. Tan sólo es para ver que están bien, no les hables ni les toques, a no ser que estén receptivos. No te vayas de su casa sin haber visto a los gatos aunque sea de lejos, comprobando que están bien.

Si ves vómitos, u orina y heces fuera de lugar, haz una foto e informa a sus personas inmediatamente. 

¡Envíales vídeos y fotos! Lo agradecerán, pues aunque seas un buen Catsitter, las personas echan de menos a sus gatos y se preocupan de si estarán bien. No es lo mismo que se lo digas a que los vean, así que sé generoso/a y ¡envíales documentación gráfica de lo bien que están!

Si eres terapeuta floral, tras haber pedido el consentimiento a sus personas, puedes darles esencias florales si ves que están muy asustados. Incluso en la pre-visita puedes ya hacerles una fórmula para que sus personas se las empiecen a dar. Muchas de mis amigas Catsitters se han formado conmigo haciendo Terapeuta Floral Felino, es online y uno de mis cursos favoritos, prácticos y preciosos.

En las siguientes visitas puedes notar que los gatos están algo más relajados, pero sigue el mismo protocolo y, sin querer, te habrás hecho amigo/a de los gatos o, por lo menos, te tolerarán. 

 

Si te gustan los gatos y quieres ser Catsitter pero te falta formación, tienes mis Cursos de comportamiento felino y esencias florales. Realmente te cambian la perspectiva de los gatos y tu relación con ellos. Si te vas a dedicar a esto, y por gusto, ¡debes formarte!

 

Puedes seguir leyendo:

También tienes a tu disposición los Encuentros gatunos sobre diferentes temas en profundidad.

 

Y siempre, cuenta conmigo y mis voluntarios para echarte una mano en cualquier momento. 

 

Laura Trillo Carmona, Terapeuta Natural de Gatos y Comunicadora Felina

Terapia Felina

laura@terapiafelina.com / www.terapiafelina.com

Tratamiento del comportamiento de los gatos en Positivo y con Terapias Naturales. Cursos, talleres y formación sobre Comportamiento Felino, Flores de Bach para gatos, Comunicación Felina, en toda España y online. Terapia a gatos con problemas y a sus personas, prevención de problemas de comportamiento, trabajando la relación entre el gato y su persona, de forma holística, con el Corazón. Flores de BachReikiComunicación Animal Entrespecies, Códigos de Luz, Registros Akáshicos, siempre desde el respeto y amor por el gato tal como es. Consultas y tratamientos - Cursos de comportamiento felino y esencias florales.

Los gatos y San Juan, o cualquier época de petardos y mucho ruido

Hay ciertas fechas muy complicadas para nuestros amigos gatos, aquí te dejo unos consejos.

Leer artículo

Los gatos, el castigo y la autoridad

Cómo afecta el castigo y una relación de autoridad a los gatos, cómo entender y tratar a los gatos en positivo.

Leer artículo

Comportamiento felino

Accede a todos las publicaciones de Laura Trillo de Terapia Felina sobre el comportamiento de los gatos.

Leer artículos

Adaptación del gato a un nuevo entorno

El gato lleva domesticado siglos pero hoy en día tiene más problemas que nunca, ¿por qué?

Leer artículo

Te acompañaré, te protegeré y te enseñaré a lo largo de todo tu camino. Te amaré, hagas lo que hagas, porque veo a través de tus ojos al Ser.

El Ser que habita tu cuerpo, es Amor. Te cuidaré y guiaré, como amigo, compañero y Maestro de Almas.

© Copyright 2018 Terapia Felina - Laura Trillo Carmona - Todos los derechos reservados.

Aviso legal - Política de privacidad - Política de cookies

 

El sitio web www.terapiafelina.com utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Política de cookies